Resolución de Katmandú ¡Las mujeres conquistarán las montañas más altas!

Katmandú, 17 de marzo de 2016

La 2ª Conferencia Mundial de Mujeres de base tuvo lugar en Katmandú / Nepal, desde el 13 hasta el 18 de marzo de 2016 bajo el lema „Las mujeres del mundo conquistan las cimas más altas“. 2.000 mujeres y también varios hombres participaron en la combativa marcha de apertura del 13 de marzo. 1.300 participantes (mujeres y hombres) de 48 países, entre ellas más de 200 voluntarias y voluntarios nepaleses e internacionales, tomaron parte de ésta conferencia. Mujeres de un total de 61 países estuvieron directamente involucradas, sin embargo no todas pudieron venir a Katmandú. La señora Onsari Gharti Magar, portavoz del parlamento nepalés, pronunció el discurso de la ceremonia de apertura. En diez talleres llevados a cabo el 14 y 15 de Marzo 560 participantes debatieron temas centrales del movimiento de mujeres.

 

La Asamblea General del 16 y 17 de marzo fue constituida por 74 delegadas de 40 países, quienes representaron a 13 (5*) países de África, 8 (4*) países de Asia, 13 (12*) países de Europa, 4 (4*) países del Cercano y Medio Oriente así como 2 (9*) países de Latinoamérica.

Tanto mujeres jóvenes así como hombres jóvenes asumieron, en calidad de voluntarios/ brigadistas, la responsabilidad del movimiento de mujeres en el futuro durante la 2ª Conferencia Mundial de Mujeres.

 

Cada vez más mujeres de base y de organizaciones de mujeres se involucran en la lucha contra estructuras patriarcales, contra el imperialismo y en favor de la emancipación de la mujer. Para eso, la base de la Conferencia Mundial de Mujeres contribuyó a convocar a todas las mujeres combativas y a las organizaciones de mujeres en la base a nivel mundial, así como el principio de trabajar sobre la base de la máxima democracia posible.

 

Eso es particularmente importante ya que los desafíos a los que se enfrenta el movimiento mundial de mujeres están creciendo con la agudización de la crisis del imperialismo. El peso de la crisis es descargado sobre las espaldas de la gente trabajadora del mundo, y en especial de la mujeres. El desempleo crece y el empobrecimiento se vuelve cada vez peor. Las mujeres son las primeras en sufrir recortes salariales; son las primeras en ser despedidas. En todo el mundo, las mujeres reciben una paga mucho peor que los hombres por el mismo trabajo.

 

Asia está sumida en un crisis profunda, porque el imperialismo ha agudizado su control sobre la región. Hay una gran pobreza, desempleo, expulsiones y una creciente opresión de la población trabajadora. Los gobiernos ponen los ricos recursos naturales de la región a la libre disposición de los consorcios internacionales en nombre de las clases dominantes. Le abren de par en par las puertas al militarismo, lo que ha llevado a una guerra contra el pueblo y a casos graves de violencia contra las mujeres. Adicionalmente a esto, prácticas feudales que continúan determinando la mayor parte de los países asiáticos, empeoran la situación de las mujeres. Las mujeres siguen siendo consideradas como socialmente inferiores y son amordazadas por miles de cadenas hechas de costumbres y tradiciones. Miles de mujeres de países pobres son obligadas además a abandonar sus países natales, muchas se convierten en migrantes en rumbo a los Estados del Golfo. Sufren bajo la tortura de estar muy lejos de sus países natales. Sus derechos humanos están violados. Las empleadas domesticas que son migrantes tienen que trabajar como esclavas, especialmente en los Estados del Golfo. Cientos de ellas regresan diariamente en un ataúd.

 

En el Cercano y Medio Oriente estalla la lucha de fuerzas imperialistas por una nueva repartición de la región según sus propios intereses. Desde hace más de un siglo, las mujeres, sus hijos y sus parejas sufren bajo las consecuencias de la guerra. Actualmente, el así llamado Estado Islámico (EI) lleva a cabo una guerra sistemática contra las mujeres, en particular contra los movimientos de mujeres como parte integral de la revolución democrática. El EI tiene como objetivo aniquilar esta revolución. No sólo esclaviza a las mujeres, sino que les asesina sistemáticamente. Hoy en día, el EI es el peligro principal, sin embargo también la profundización de conflictos religiosos es un peligro para toda la región que tiene que ser tomado muy en serio.

 

África del Norte lideró la “primavera árabe” en el año 2011, una rebelión de masas en favor de una libertad política y justicia social – en contra de estructuras autoritarias de dominio. Ahora se encuentra en medio del fuego cruzado de diferentes guerras y de la expansión del fundamentalismo. Durante los últimos años, África se convirtió en el foco del saqueo imperialista. La población africana luchó durante el último siglo por liberarse de las cadenas del dominio colonial. Ahora se encuentran nuevamente en las garras de la explotación neocolonial. Las élites gobernantes, las cuales muchas veces son lacayos de potencias extranjeras, les permiten a éstas mismas saquear los recursos de África a costa de la gente.

 

América Latina que le había demostrado al mundo que un mejor sistema es posible y que se ha levantado valientemente contra el poder del imperialismo estadounidense, es nuevamente testigo de una reanimación de la reacción derechista, como se hace evidente en los resultados electorales en Venezuela y Brasil.

 

En Europa se alcanzaron la igualdad y las mejoras legales en las vidas de las mujeres por medio de sus luchas. Sin embargo, en la realidad social sigue existiendo la doble explotación y opresión de las masas de mujeres, la cual incluso ha empeorado. El movimiento de mujer se convierte en eslabón significativo entre los otros movimientos combativos. Las mujeres que se organizan y luchan se convierten muchas veces en el blanco de discriminación o son atacadas de manera anticomunista. Pero la superación de semejantes dificultades ha fortalecido más a las mujeres combativas de Europa.

 

Las crisis mundiales han conducido a una crisis internacional de refugiados. Millones de inmigrantes que fueron desarraigados por guerras imperialistas de su tierra en sus países, están buscando refugio en Europa. Sin embargo son rechazados por las autoridades, en parte retenidos bajo condiciones inhumanas, sufren bajo la violencia contra las mujeres. Decenas de miles de refugiados han muerto ahogados en el Mar Mediterráneo. Los inmigrantes que no obstante consiguen llegar a países europeos son muchas veces hechos responsables de los problemas locales y de la crisis surgida en la UE.

 

En todo el mundo, hay un incremento de fuerzas fascistas y fundamentalistas de la reacción de derecha, la cual antes que nada tiene como objetivo la opresión de la mujer. Por otro lado, muchas mujeres se han vuelto políticamente activas y se sienten desafiadas a tomar la lucha en contra del sexismo, racismo e intolerancia religiosa. Movimientos de masas están dando ejemplos de solidaridad internacional.

 

A nivel mundial, la emancipación de la mujer sigue siendo un desafío. Las estructuras patriarcales están siendo defendidas por el imperialismo para dividir a las masas y mantener a la mujer sometida. ¡Pero las mujeres siguen fortaleciendo sus movimientos y se están poniendo de pié! El afán de lucro de la propiedad privada ha producido al puñado de monopolios dominantes que hoy en día dominan y saquean al mundo entero. La filosofía del capitalismo es tratar a la mujer como propiedad privada, cuya función principal debe ser dar a luz a los niños dentro de un matrimonio monógamo. Al mismo tiempo, la función principal de los hombres en la sociedad es considerada como ser parte de la producción social en beneficio de los imperialistas.

 

Un año antes del centenario de la revolución rusa se les siguen negando a las mujeres la igualdad de oportunidades, igualdad de derechos, puestos de trabajo regulares, igualdad de paga por igual trabajo, un papel destacado en la producción social y una serie de otros derechos. A menudo se intenta volver a restringir derechos ya conquistados. Las mujeres siguen siendo consideradas como mercancía; el número de las afectadas por la trata de mujeres y niños se ha multiplicado durante los últimos años. La legalización de la prostitución en muchos países europeos, el abuso de los derechos de las mujeres ha contribuido a estructuras mafiosas que utilizan la ley de prostitución como escudo para la explotación de la mujer. Esto también se refleja en el comportamiento de las tropas de diferentes misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. En casi todas las zonas de guerra se establecen burdeles en los cuales se obliga a mujeres jóvenes a la prostitución, ya sea de manera violenta o „voluntaria“.

 

Sin embargo, a pesar de las cadenas por medio de las formas de dominio feudales, neocoloniales, capitalistas o imperialistas – las mujeres se rebelan en contra de su doble explotación y opresión y se levantan en todo el mundo por su liberación.

 

Es en este contexto en el que la Conferencia Mundial de Mujeres tiene un papel importante en el cual moviliza a mujeres y organizaciones de mujeres combativas de todo el mundo, se solidariza con la lucha de las mujeres en todos los países y se convierte en un movimiento internacional sostenible. Esto representará un desafío internacional para el predominio internacional del imperialismo y estructuras patriarcales y fortalecerá al movimiento internacional de mujeres. Y es justo esto lo que hemos intentado hacer durante los últimos años.

 

Los seis días de la Conferencia Internacional de Mujeres han sido trabajo duro pero hemos logrado muchos éxitos. Ya tuvimos muchos éxitos desde la primera Conferencia Mundial de Mujeres en 2011 en Caracas / Venezuela. Cada vez más mujeres de diferentes países de todo el mundo se involucraron en la organización de los tres días conjuntos de acciones y de lucha – 8 de marzo, 1º de mayo y 25 de noviembre – y se conectaron entre ellas en red. Nos hemos mantenido informadas mutuamente sobre luchas significativas, sobre desarrollos y conflictos en nuestros países. Las mujeres han apoyado recíprocamente campañas y luchas –contra la creciente violencia en contra de la mujer, contra guerras de agresión, catástrofes climáticas, cierres de fábricas y despidos, contra el despojo de tierras.

El apoyo conjunto de la lucha en Rojava / Síria fue de especial importancia porque ésta no sólo fue una lucha contra la explotación y opresión de las mujeres, sino que se convirtió en el foco de la lucha global a favor de la libertad y la democracia y a favor de la realización de la liberación de la mujer. Hemos aprendido que un enemigo aparentemente invencible, como el EI (Estado Islámico), puede ser vencido y una nueva sociedad puede ser construida. Así, Rojava / Kurdistán, es un ejemplo brillante de lo que las mujeres combativas pueden conseguir y es un modelo de lucha contra las estructuras patriarcales.

 

La Conferencia Mundial de Mujeres ha desarrollado estructuras propias de coordinación y cooperación. La Conferencia Mundial de Mujeres ha aprendido nuevos métodos para combinar sus actividades políticas con iniciativas para la autofinanciación. ¡De ésta manera se consiguió la independencia financiera! Pudimos prestar apoyo mutuo y financiar todas las actividades independientemente.

 

La Conferencia Mundial de Mujeres también tuvo que afrontar problemas. Surgieron muchas nuevas tareas y actividades en los diferentes países y/o regiones de modo que la cooperación internacional con frecuencia fuera desplazada espontáneamente. A veces, las coordinadoras de la regiones / continentes no podían llevar a cabo el trabajo para la Conferencia Mundial de Mujeres de manera continua o se sentían abandonadas. La necesidad de financiar independientemente al creciente movimiento de las mujeres del mundo sigue siendo un gran desafío.

 

Podemos aprender mucho del exitoso proceso de preparación de la segunda Conferencia Mundial de Mujeres. Estas experiencias son una base firme para el futuro. ¡El lema: „Las mujeres conquistarán las montañas más altas“ se realizó efectivamente! Primero hubo el terremoto devastador, luego el bloqueo no oficial y la política expansionista del gobierno hindú que amenazaba la soberanía nacional de Nepal. Las mujeres nepalesas tuvieron que defender la soberanía nacional y la integridad de su país junto con otras partes de la población. La realización de la 2ª Conferencia Mundial de Mujeres se vio en serio peligro. La financiación fue un gran desafío. Pero las fuertes mujeres nepalesas de la „United Women’s Association“ (UWA), conjuntamente con esfuerzos internacionales, superaron los retos. ¡Aprendamos de nuestras experiencias de la segunda Conferencia Mundial de Mujeres! ¡Aseguremos nuestros éxitos y superemos todos los desafíos!

 

Las crisis del capitalismo, cada vez más graves, las catástrofes medioambientales, las crisis económicas y el aumento de guerras serán un reto para todos nosotros. Pero también desafían a las mujeres del mundo a asumir la lucha por su futuro. ¡Tenemos que debatir más intensamente sobre alternativas sociales y encontrarlas! Para agudizar nuestros puntos de vista estratégicos, planificamos más intensamente también debates teóricos, seminarios y/o conferencias. Una de estas conferencias se concentrará en la teoría de la liberación de la mujer. A las coordinadoras mundiales se les encargará elaborar el plan de dicho seminario internacional entre la segunda y tercera Conferencia Mundial de Mujeres. Este seminario deberá ser preparado por mujeres de diferentes países.

 

¡Nos hemos convertido en un movimiento internacional de las mujeres del mundo sobre la base de nuestros principios! ¡Trabajamos no partidarizadas! ¡Decidimos de una manera democrática! ¡Somos independientes, pero no nos aislamos de otros movimientos! ¡Fortalecemos nuestra propia base financiera! ¡Aprendemos a trabajar y pensar continuamente como internacionalistas! ¡Practicamos una cultura de disputa democrática! ¡El criterio más importante en nuestro trabajo es si se logra fortalecer el movimiento mundial de mujeres de una manera sostenible!

  • ¡Desarrollemos consecuentemente nuestras estructuras de la coordinación mundial, continental y regional y llevémoslas a un nivel superior! ¡Trabajemos en una organización de las mujeres aún mejor en nuestros países!
  • ¡Desarrollemos nuestra comunicación por medio de la utilización de todos los medios técnicos sin descuidar los aspectos de seguridad!
  • ¡Coordinemos nuestras luchas! ¡En cada lucha, las mujeres deben sentir la seguridad de ser apoyadas y que sus luchas son dadas a conocer a nivel mundial!
  • ¡Desarrollemos nuestra propia identidad y cultura! ¡Tenemos que aumentar la conciencia de hombres y mujeres en contra de las estructuras y el modo de pensar patriarcales!
  • ¡Fomentemos ejemplos de la autodefensa femenina como una respuesta efectiva y legítima de las mujeres contra todo tipo de violencia contra las mujeres!
  • ¡Cooperemos con otros movimientos sociales, el movimiento de los obreros, los campesinos, los ecologistas, los activistas por la paz, los revolucionarios, los activistas que luchan contra la opresión por motivos de orientación sexual, de casta, color, raza, origen social y religión, en breve: con todos aquellos que luchan por la liberación!
  • ¡Discutamos, encontremos y luchemos por alternativas a este sistema capitalista! No puede existir ningún cambio radical en la situación de las mujeres sin cambios drásticos y fundamentales en el sistema político, económico y social. El movimiento por la liberación de la mujer tiene que unirse con la lucha por cambios fundamentales y sociales.
  • Desarrollemos un movimiento combativo de las “mujeres del mundo” que cooperen de manera continua, efectiva y con una visión social.
  • ¡Fortalezcamos a las mujeres jóvenes en su determinación para asumir la responsabilidad del futuro del movimiento de mujeres como „mujeres jóvenes del mundo“!

 

¡Dejamos guiarnos por el éxito de los tres días conjuntos de actividades y lucha, y esperamos con ansia la próxima Conferencia Mundial de Mujeres en cinco años – en 2021 – en otro continente!

 

¡Las mujeres conquistarán las montañas más altas!

Construiremos una sociedad en la cual las mujeres no están discriminadas ni explotadas ni oprimidas.

 

*Número de los países que participaron de la 1ª Conferencia Internacional de Mujeres 2011